Celebrando 200 etapas en La Vuelta – La Mirada Maté

Hace par de días hice el cálculo y no me lo podía creer: ¡he corrido ya 200 etapas en La Vuelta a España! Cuando vi la cifra, ¡buah!, fui consciente del camino recorrido, pero os puedo asegurar que sigo con la misma ilusión. Eso sí, con más madurez y viendo las cosas desde otro prisma, pero sintiéndome un privilegiado por poder seguir siendo ciclista y disfrutando de ello. De hecho, he celebrado mi bicentenario estos días como más me gusta: siendo combativo en carrera.

Para celebrar la etapa 199, con Diego Rubio (Burgos BH) y Álvaro Cuadros (Caja Rural) nos organizamos una escapada-aventura de 175 km por tierras extremeñas. Llevaba muchos días intentándolo y me sentía como esos leones viejos de los documentales de animales que no consiguen cazar —en este caso, como un lince viejo—. ¡Tenía ya muchas ganas de dejarme ver!

Relacionado – Muchas carreras dentro de una misma carrera - La mirada Maté
Relacionado – Porvenir frente a realidad, por Laura Meseguer

Bromas a parte, el hecho de ir en escapado en La Vuelta es muy bonito, porque puedes gozar de todos los paisajes, pasar por todos esos pueblo... En esta aventura pasamos por la Siberia extremeña, una zona muy abandonada desde la época del Franquismo a la que no se ha ayudado para que se desarrolle, con distancias enormes entre pueblo y pueblo, y que vale la pena conocer, aunque parezca que sea una travesía por la nada. En verano es cierto que está todo muy seco, pero en inverno y primavera, cuando los campo están verdes, tiene mucho encanto.

El trio aventurero formado por Rubio (Burgos BH), Maté (Euskaltel-Euskadi) y Cuadros (Caja Rural) en la decimotercera etapa de La Vuelta / Fotografía: Charly López / Unipublic

Ayer, en la decimoquinta etapa que terminaba en El Barraco, también celebré mi etapa 201 luchando por conseguir estar en el corte bueno. Se fue rapidísimo desde el principio, pero aún así conseguimos formar un grupo de unos veinticinco corredores que nos compenetramos muy bien. Cuando normalmente se da una fuga así, en la que nadie se esconde y todo el mundo da relevos, en muy pocas ocasiones el pelotón no te deja ir, pero esta vez no fue posible. Fuimos muy cabezones, el pelotón también lo fue y nos absorbieron tras una hora de lucha.

Posteriormente, intenté salir en la otra fuga que se formó en el Alto de la Centenera, pero venía de hacer el esfuerzo en la anterior, no me ha dado tiempo a coger aire y se me ha ido. Entonces he levantado el pie y me he dedicado a guardar —para la guerra que vendrá esta semana— y seguir disfrutando de la experiencia y del público, que de nuevo está en las carreteras.

En los primeros kilómetros de la jornada 15, se intentó que se formada la fuga del día sin éxito / Fotografía: Charly López / Unipublic

Suena a tópico, pero cada corredor y cada equipo vive y entiende las etapas de una forma distinta, como también las viven y analizan los espectadores desde sus casas. Seguramente se haya echado en falta una cierta combatividad durante los 130 km que quedaban de la etapa, pero el ritmo al que ha tirado el Wanty —que en Mijares ha hecho una exhibición— no ha permitido que pasara nada más. Han bloqueado la carrera. Movistar podía haber movido ficha, porque era un día para intentar cosas de lejos, pero ha tenido bajas importantes esta semana. Al final, cada equipo tiene sus motivos, aunque de cara a la lucha por la general, la Vuelta no está siendo demasiado atractiva y no hay que tener miedo en decirlo. Entiendo que eso pueda generar frustración y críticas de los aficionados.

Relacionado – Vuelta a España 2021: previa, recorrido y favoritos
Relacionado – El Euskaltel-Euskadi vuelve... si es que nunca se fue

En los tiempo que vivimos, donde las redes sociales tienen tanta importancia, los ciclistas no somos ajenos a todas esas críticas y a veces esto provoca situaciones difíciles de gestionar. De algún modo, los ciclistas profesionales somos personajes públicos, tenemos mucha gente que nos sigue y estamos expuestos.

Desde mi punto de vista, la crítica siempre es buena cuando es constructiva pero a veces las hay que son mesuradas y es inevitable que cuando te vas a la cama y cierras los ojos te vengan a la cabeza… Es difícil abstraerse todo eso, porque están ahí y no se pueden ocultar. Hay corredores que se las trae al pairo y hay otros que tienen la piel más fina. Depende del carácter de cada uno. En mi caso, siempre intento canalizar lo positivo, quedarme con las opiniones constructivas, y las otras, aunque sea difícil, dejarlas a un lado, porque hay algunas que te pueden hacer daño. Hay gente que nos quiere muchísimo, que nos apoya y esa gente es la que me da fuerzas. Por ellos es por los que hay que dejarse la piel.

Y mañana martes, celebraré mi etapa 202.

 

* Contenido producido con el apoyo de Ekoi. Descubre más sobre el nuevo modelo de gafas Twenty que está estrenando el equipo Euskatel-Euskadi en esta Vuelta 2021.

Shop now