Bernal y Evenepoel, reencuentro con el ciclismo en el sterrato del Giro

Egan Bernal y Remco Evenepoel han demostrado en los primeros diez días de competición del Giro d'Italia que han vuelto a su mejor versión y se presupone una bonita batalla entre ambos por la 'maglia rosa', con el permiso del resto de rivales.

Las lágrimas de Egan Bernal al término de la novena etapa del Giro d'Italia se ha convertido en una de las imágenes de la corsa rosa y de la temporada 2021. Los problemas de espalda que arrastraba el ciclista del INEOS Grenadiers desde el pasado Tour de Francia florecieron en forma de emoción incontrolada cuando le preguntaron por lo que significaba verse vestido de rosa. “No lo puedo creer, he pasado muchos sacrificios para llegar a esta posición”, respondía el colombiano. Aunque suene contradictorio, ese pequeño llanto se convertía en un grito de alivio y, por supuesto, era la confirmación de que el mejor Egan Bernal estaba de vuelta tras su victoria en Campo Felice.

La escoliosis provocada por la diferencia de longitud entre las piernas se había convertido en el quebradero de cabeza del ciclista colombiano en los últimos meses. El dolor incesante le obligó a retirarse de su defensa del trono en el Tour de Francia el año pasado y, desde entonces, sus esfuerzos se centraron en tratar de solventar esa merma en su rendimiento.

Sin duda, en el Giro d'Italia estamos viendo la mejor versión de Bernal desde su victoria en la ronda gala en el año 2019. En aquella cuarta etapa con final en Sestola —donde el ciclismo español se ilusionó gracias a la actuación de Mikel Landa— demostró estar a un nivel superior. Ahora, a los espectadores nos dejó con la misma sensación en la subida a San Giacamo.

Relacionado – Giro d'Italia 2021: el recorrido de la segunda semana
Relacionado – Attila Valter: el primer húngaro en vestirse de rosa

Egan Bernal exhausto tras la novena etapa del Giro 2021 (Fotografía: SWpix / Cor Vos)

La llegada del sterrato aumentó, más si cabe, esa percepción de dominio por parte del colombiano. En Campo Felice viajó al pasado y, como en sus inicios sobre la bicicleta de montaña, Egan Bernal realizó una travesía magnífica sobre los 1.800 metros de pista gravel que coronaban la pista de esquí situada en el corazón de la región de los Abruzos. Una actuación que elevó al colombiano a a la primera posición de la clasificación general y le encaminó hacia su primera victoria de etapa en una gran vuelta.

De hecho, la recuperación física están siendo grandes protagonistas en la 104ª edición del Giro d'Italia, pues a la figura de Egan Bernal se une Remco Evenepoel, que sobre el papel es su máximo rival hasta la fecha. El joven ciclista belga, al que también vimos visiblemente emocionado en la rampa de salida de la contrarreloj inaugural, ha superado los siete días de competición de manera consecutiva por primera vez en su carrera y, por el momento, está respondiendo de forma positiva. El primer bloque del Giro lo cierra con nota, a tan solo catorce segundos del liderato y demostrando una ambición desmedida.

Remco Evenepoel cedió escasos diez segundos en Campo Felice (Fotografía: SWpix / Cor Vos)

Sin embargo, en esta lucha entre ambos, por el momento Bernal tiene las de ganar. El elemento que acredita esta batalla fue el esprint bonificado de la décima etapa en Campello sul Cutinno. Por insignificante que pueda parecer de cara a la ganancia en cuanto tiempo, lo cierto es que la partida ya se está jugando con todas las cartas encima de la mesa y se trata de un gran aliciente de cara al desenlace.

Relacionado – Tom Dumoulin: perdido en una esquina del tiempo
Relacionado – El ángel de la guarda viste de azul: el servicio de asistencia neutra de Shimano

La carrera continúa su andadura y el sterrato será protagonista de nuevo en Montalcino. Es prácticamente imposible no acordarse de la séptima etapa del Giro d'Italia de 2010. La lluvia fue un ingrediente añadido que convirtió aquella jornada —en la que Vincenzo Nibali iba ataviado con la maglia rosa— en una de las grandes etapas de la historia de la ronda italiana.

El barro, muy presente, y las pistas de gravel típicas de la Toscana —con porcentajes que llegaban hasta el 16%— transformaron el día en una jornada de supervivencia. El pasado con la BTT del australiano Cadel Evans le permitió alzarse con la victoria tras los 222 durísimos kilómetros. En esta ocasión, la longitud no será tan elevada (162 km), pero el estilo de etapa con hasta 35 kilómetros de sterrato la convierten en una de las etapas más complejas del Giro d'Italia 2021.

La corsa rosa es todavía muy larga y exigente, pero más allá de los resultados, lo importante es ver de nuevo a dos figuras como las de Bernal y Evenepoel sorteando sus molestias física y mostrando su mejor versión. Emoción a flor de piel, lágrimas por las dificultades superadas, por el sacrificio y por el alivio de dos situaciones complejas de digerir para dos atletas jóvenes que han se han reencontrado con el ciclismo en el Giro d'Italia.