Giro d'Italia 2022 - previa etapa 11: última estación para los esprinters

Etapa completamente llana en la región de la Emilia-Romagna. Una jornada superior a los 200 kilómetros para que los velocistas se midan en una nueva llegada masiva, quizá la última.

La segunda semana en el Giro de Italia comienza a ser un reguero de despedidas de aquellos corredores más rápidos del pelotón. La ronda italiana no presenta grandes oportunidades para ellos hasta el final, ni tampoco un esprint carismático como puede ser el de los Campos Elíseos. Es habitual que busquen otros objetivos en la temporada si no se encuentran inmersos en la batalla por la maglia ciclamino

Este año, con tantas jornadas montañosas por delante, es posible que se vuelva a repetir esta circunstancia con alguno de ellos, por lo que la llegada a Reggio Emilia podría ser esa última parada, aunque todavía quedaría una segunda opción remota en Cuneo. La ciudad de Reggio Emilia acoge un final de etapa del Giro por séptima ocasión. La última fue en el año 2017, cuando Fernando Gaviria logró la tercera de sus cuatro victorias en aquella edición.

Relacionado – Giro de Italia 2022: previa, recorrido y favoritos
Relacionado – Suscríbete a VOLATA, tu revista bimensual de cultura ciclista

Recorrido de la 11ª etapa: Santarcangelo di Romagna - Reggio Emilia (203 km)



La Llanura Padana se abre paso en la undécima jornada a través de un perfil completamente llano. Una línea recta que atraviesa las principales ciudades que forman la Via Emilia, una antigua calzada romana, salvo el bucle final tras superar Bologna, que se adentra en el esprint intermedio de San Giovanni in Persiceto. Esta zona, que representa la cuna de la velocidad automovilística italiana, será una nueva oportunidad, quizá la última, para que los más rápidos del pelotón se jueguen el triunfo de etapa. 

Toda la jornada transcurrirá sobre carreteras amplias, sin excesivas dificultades más allá de las siempre complicadas isletas, rotondas y algún cambio de dirección. Los últimos kilómetros, a pesar de que presentan dos giros pronunciados, mantienen esa amplitud dominante durante el día también en el centro de Reggio Emilia, por lo que el pelotón no tendrá ninguna dificultad añadida para volar durante la aproximación y el lanzamiento de los velocistas.

Favoritos

El francés Arnaud Démare (Groupama-FDJ) se ha erigido como el esprinter dominador en esta edición del Giro de Italia, o al menos el más regular. Ha sumado los dos últimos triunfos en los que los velocistas se han dado cita en la corsa rosa, tanto en Messina como en Scalea. Tras un 2021 aciago en las grandes vueltas se ha reencontrado con su mejor versión, de nuevo, en Italia. El equipo ha sabido arroparle y Démare está devolviendo esa confianza y trabajo con resultados. La maglia ciclamino también es un futuro objetivo.

En la sexta etapa lo rozó un Caleb Ewan (Lotto-Soudal) que se quedó a escasos milímetros de estrenar su palmarés en este Giro. El último golpe de riñón le dio la victoria a Démare, pero fue positivo ver al australiano inmerso en la batalla por la victoria tras unos primeros días todavía renqueante y dolorido tras la caída en la jornada inaugural. Las previsiones indican que posiblemente abandone la carrera una vez concluya esta etapa, por lo que se encuentra ante su última oportunidad de sumar un triunfo parcial. 

Relacionado – "En la Tro Bro Leon el paisaje aporta mucho a la carrera", Jean-Paul Mellouet

Empezó fulgurante, pero le está costando algo más en las últimas jornadas. Mark Cavendish (Quick Step-Alpha Vinyl) no ha vuelto a encontrar ese golpe de pedal que le permitió endosarse la tercera etapa de este Giro con un dominio absoluto. Si a esa pérdida de rendimiento le sumamos el abandono de su fiel escudero y uno de los grandes artífices del dulce regreso del británico, como es Michael Morkov, las opciones comienzan a desvanecerse. Aún así, la escuadra belga sigue teniendo suficientes argumentos para pensar en el triunfo de etapa en una llegada al esprint.

Por el momento, la suerte no está acompañando a un Fernando Gaviria (UAE Team Emirates) al que unos días por la falta de colocación y otro por enganchones en los últimos metros —como le ocurrió en la sexta jornada— no está teniendo la posibilidad de esprintar de forma limpia. El colombiano ya no es ni mucho menos aquel ciclista despuntó hace unos años, pero sigue teniendo esa capacidad explosiva para soñar con el triunfo. Un paso por debajo de los grandes velocistas encontramos a Cees Bol y Alberto Dainese (Team DSM), Biniam Girmay (Intermarché-Wanty), Giacomo Nizzolo (Isreal-Premier Tech) o Phil Bauhaus (Bahrain-Victorious).

Imagen de cabecera:

Shop now