Tour de Francia 2021 - Etapa 15: Sepp Kuss y la ventaja de jugar de "local"

El estadounidense se impone en la decimoquinta etapa del Tour de Francia en Andorra la Vella, su lugar de residencia, el día que los favoritos izan la bandera blanca

Revertir una situación como la que el conjunto Jumbo-Visma presentaba al inicio de la segunda semana del Tour de Francia no era ni mucho sencillo. La exhibición de Wout Van Aert en el Mont Ventoux fue un soplo de aire de fresco y en Andorra la Vella ha sido Sepp Kuss el que ha acabado de confirmar este cambio de dinámica con el segundo triunfo de etapa para el equipo neerlandés en esta edición de la ronda gala.

El ciclista estadounidense ha hecho gala de su condición de local —es residente en Andorra, como gran parte del pelotón— para saber interpretar cómo actuar en el tramo decisivo de la etapa y liquidar una fuga que, por momentos, ha llegado a ser incluso más numerosa que el grupo de favoritos para la general. “Conozco muy bien Beixalís. Sabía que el primer kilómetro era el lugar oportuno para abrir un hueco que defender hasta la cima”, explicaba Kuss en la línea de meta. Conocer el terreno ha sido un punto a favor.

Relacionado - VOLATA #28: el Tour de Francia, como la vida misma
Relacionado - Bienvenidos a VOLATA Radio, el podcast de la revista VOLATA

Este conocimiento del terreno ha sido todavía más decisivo en el descenso, técnico, revirado y estrecho, unas características que requieren de confianza plena para realizar bien la trazada. Eso ha cimentado el triunfo de Sepp Kuss por delante de Alejandro Valverde, que se ha quedado muy cerca de su quinta victoria en el Tour de Francia a tan solo 23". 

La emoción ha invadido a Kuss hasta tal punto que envuelto en esa vorágine de éxtasis ha lanzado sus gafas al público a falta de 200 metros de la meta en Andorra la Vella, que recibía una llegada del Tour por segunda ocasión, tras la victoria de Julio Jiménez en 1964.

El de Durango (Colorado) ha hecho bueno el trabajo de Wout Van Aert en el tendido descenso del Port d’Envalira, donde el viento también ha hecho acto de presencia. Un Van Aert que durante toda la jornada nos ha deleitado con los fortísimos esprints en los pasos de montaña junto a Wout Poels —nuevo líder del maillot de puntos rojos— y Michael Woods. 

Batalla frenética entre Poels y Van Aert por los puntos de la montaña / Fotografía: A.S.O. - Charly López

El otro protagonista de la etapa ha sido, Alejandro Valverde, que en el día de hoy ha sido valiente. No conoce el terreno como si fuera autóctono, pero Andorra le trae buenos recuerdos con sus victoria en Envalira en 2003 y la Collada de la Gallina en 2012, ambas en la Vuelta a España. Y hoy, seducido por las buenas temperaturas, quería darse un homenaje. 

Relacionado - El 'One Club Man' del ciclismo, por Laura Meseguer
R
elacionado - Andorra y ciclismo, una historia a más de 2.000 m de altitud

En el tramo más exigente del Col de Beixalis, con rampas que llegaban al 14%, Sepp Kuss ha asestado un golpe al que solo ha sido capaz de responder Alejandro Valverde. En primera instancia, el murciano parecía aferrarse a la rueda del ciclista norteamericano, pero finalmente ha claudicado. En el descenso se mantenido siempre entorno a los 20" presionándolo, pero Kuss no ha cometido ningún error. El propio ciclista español lo felicitaba en sus redes sociales:

La primera etapa en los Pirineos ha confirmado la igualdad reinante entre los favoritos a la clasificación general. Jonas Vingegaard ha sido el más incisivo en Beixalís, pero sin éxito. Lo más reseñable ha vuelto a ser la maldición de la segunda posición. Guillaume Martin ha sufrido un despiste no abrochándose el maillot en la parte final del Port d'Envalira y el descenso, en el que era vital marchar en grupo, se le ha abierto un hueco insalvable, cayendo hasta la novena plaza en la general. Las banderas blancas de tregua se han alzado antes del segundo día de descanso y con la semana decisiva en el horizonte. 

Imagen de cabecera: A.S.O. - Tour de Francia