Recorrido del Giro d’Italia 2023: análisis, etapas y perfiles

Detallamos el recorrido del Giro d'Italia 2023, que presenta un estilo tradicional y una personalidad agresiva. Se reducen las jornadas versátiles o de media montaña y se incluyen más de 70 kilómetros contrarreloj divididos en tres etapas que se entrelazan con hasta seis finales en alto y gran protagonismo montañoso.

El Giro d’Italia mantiene, como es habitual, la esencia de su recorrido de cara a 2023: la notable relevancia de las jornadas montañosas. Sin embargo, en esta 106ª edición la organización ha hecho una propuesta más agresiva y polarizada, enfrentando dos formatos como la contrarreloj, con 70 kilómetros repartidos en tres etapas, y la dureza de los finales en alto. A pesar de la ausencia de puertos icónicos como Mortirolo, Stelvio, Gavia o Zoncolan, los Apeninos y los Alpes volverán a estar cargados de dinamita en forma de porcentajes desorbitados y altitudes elevadas en Crans Montana, Monte Bondone o la dolomítica cima de Tre Cime di Lavaredo. 

La maglia rosa, previsiblemente, se decidirá en una última semana terrorífica marcada por la cronoescalada a Monte Lussari en la vigésima etapa, con rampas de hormigón y porcentajes superiores al 15%. Un Giro d’Italia con aroma tradicional, equilibrado en su recorrido, aunque con escasas etapas de media montaña, y el peligro de que la última semana ejerza de muro de contención a lo largo de la corsa rosa.

Etapa 1 | CRI Fossacesia Marina - Ortona | 18,4 km (06/05) 

La Grande Partenza estará marcada por una contrarreloj inicial superior a los 18 kilómetros en la Costa dei Trabocchi, en el Mar Adriático. Su particularidad reside en que gran parte de su recorrido transcurre sobre la Ciclovia dei Trabocchi, un via verde que une Vasto con Ortona a través de la antigua línea de ferrocarril adriático en desuso. La primera parte hasta el puerto de Ortona será completamente llana sobre un carril bici en buen estado y con vistas privilegiadas al mar, paralelo a los ciclistas en todo momento. Poco antes del último kilómetro arranca una ligera ascensión hasta la meta situada en el centro de la ciudad que decidirá la primera maglia rosa.

Etapa 2 | Teramo - San Salvo | 204 km (07/05) 

El primer tramo está caracterizado por un recorrido ondulado entre la zona interior de la región de los Abruzzos y la costa adriática, en la que se transcurrirá por lugares habituales en la Tirreno-Adriático como Colonnella, Tortoreto o Alba Adriatica. Una vez la carrera desemboca en el mar, la etapa toma dirección sur con algunas incursiones hacia el interior para ascender las pequeñas cotas de Silvi Paese y Ripa Teatina, antes de una llegada que se presume al esprint en el paseo marítimo de San Salvo Marina.

Etapa 3 | Vasto - Melfi | 210 km (08/05) 

Segunda jornada consecutiva que supera la barrera de los 200 kilómetros. Y lo hará con un recorrido claramente dividido en dos secciones. La primera parte es llana, sin excesivas dificultades sobre la llanura de Foggia, camino de la región de Basilicata. A partir de este punto arranca un terreno más quebrado que atraviesa el macizo del Monte Buitre, un volcán extinto. Se asciende hasta los lagos de Monticchio y un descenso técnico y estrecho conduce hacia el desenlace en Melfi, en ligera pendiente. Sin duda, un final interesante y que propicia ataques en la parte decisiva.

Relacionado – Retirarse con estilo: las mayores victorias de siete ciclistas extraordinarios
Relacionado – VOLATA#35, el camino de la juventud

Etapa 4 | Venosa - Lago Laceno | 184 km (09/05) 

La primera prueba montañosa no será ni mucho asequible, como en otras ediciones, pues acumulará más de 3.500 metros de desnivel positivo en los Apeninos. Se trata de una jornada abrupta, en un terreno de constantes subidas y bajadas encadenadas y sin apenas zonas llanas. Los dos primeros puertos puntuables del día, el Passo delle Crocelle y el Valico di Monte Carruozzo, son ascensiones largas, en torno a los 20 kilómetros de longitud, pero con pendientes muy tendidas siempre entre el 4% y el 5%. La dureza se acumula en la subida final al Colle Molella (9,6 km al 6,2%), con un tramo central de 3 km al 10%, y máximas por encima del 12%, que se corona a 4 km de la meta hasta Lago Laceno.

Etapa 5 | Atripalda - Salerno | 172 km (10/05) 

Los velocistas tendrán un terreno incómodo de superar si quieren jugarse la victoria en una llegada masiva, esta vez en la costa del Mar Tirreno. Aun así, a pesar de que la primera parte del recorrido está marcado por un recorrido montañoso que se va alejando poco a poco de los Apeninos, con ascensiones como el Passo Serra o Guardia dei Lombardi, se presume como una etapa con final en volata. Los últimos 40 kilómetros serán completamente llanos, y gran parte de ellos en paralelo a la costa, por lo que el viento podría ejercer un papel relevante. El centro de Salerno será testigo, posiblemente, del segundo esprint de esta edición de la corsa rosa.

Etapa 6 | Napoli - Napoli | 156 km (11/05) 

La ciudad de Nápoles volverá a ser protagonista del Giro con una corta e intensa etapa entre la capital de Campania y la península de Amalfi. Los primeros kilómetros bordean el Monte Vesubio por la cara norte camino de la ascensión al Valico di Chiunzi y su encadenamiento con el corto Colle San Pletro. Un descenso rápido y técnico ejerce de puerta de entrada a un recorrido que transcurre por toda la costa amalfitana en una concatenación de curvas, subidas —como el Capo di Mondo— y bajadas que culminan en la zona de Pompeya. Desde ahí, la carrera continúa prácticamente en línea recta hasta el paseo marítimo de Via Caracciolo de Nápoles, donde previsiblemente una fuga podría jugarse el triunfo parcial. 

Relacionado – Trofeo Senza Fine: así se construye el trofeo del Giro d'iItalia

Etapa 7 | Capua - Gran Sasso d'Italia | 218 km (12/05) 

Prácticamente un calco a la novena etapa de la edición del año 2018, con victoria para Simon Yates. El segundo final en alto de este Giro se producirá tras una jornada larga, de desgaste y con un desenlace caracterizado por una ascensión de sensación interminable en Campo Imperatore. Después de un inicio llano el terreno adquiere un perfil montañoso camino de la clásica subida a Roccaraso (8,8 km al 5%), en el centro de los Apeninos. De nuevo, la carrera desciende en altitud y un valle se adueña del paisaje durante más 60 kilómetros hasta los pies del imponente macizo del Gran Sasso d'Italia. 

Hasta su cima, en Campo Imperatore, transcurren cerca de 45 kilómetros en constante ascenso. Los primeros 14 km corresponden al puerto de Calascio, al 6% de media, y posteriormente se atraviesa un falso llano — casi infinito— en torno al 4% hasta los últimos 4 km, donde se alcanzan porcentajes del 10% y se mantienen de manera continuada por encima del 8,2%. Una etapa de eliminación en la que el kilometraje y la altitud marcarán la dureza, y por tanto, la diferencia.

Etapa 8 | Terni - Fossombrone | 207 km (13/05) 

Una fuga de ciclistas versátiles podría ser la gran protagonista de la jornada. Los primeros 157 kilómetros desde Treni, atravesando Spoleto, Foligno o Cagli, y cruzando el desfiladero de Furlo, presentan un terreno ondulado pero sin excesivas dificultades. Sin embargo, una vez la carrera llegue a la zona de Fossombrone, el guion será completamente distinto. En esos últimos 50 kilómetros se asciende Il Capuccini, cerca de 3 km con pendientes de hasta el 19%, el Monte delle Cesane, 7 km con máximas del 18%, y por segunda ocasión se afrontará el paso por Il Cappuccini, que se corona a falta de km para la línea de meta. Un final muy explosivo, al estilo clásica, e interesante de resolver entre los especialistas en las escapadas.

Relacionado – Giro d'iItalia 2022: la primera semana en imágenes

Etapa 9 | CRI Savignano sul Rubicone - Cesena | 33,6 km (14/05) 

Una contrarreloj diseñada para los grandes especialistas en la disciplina, quizá un guiño para que Remco Evenpoel busque asaltar la maglia rosa en 2023. El recorrido cercano a los 34 kilómetros será completamente plano sobre la llanura de la Emilia-Romagna, con largas rectas conectadas por ciertas zonas de curvas, aunque no muy técnicas, hasta la llegada situada a las afueras de la ciudad de Cesena. 

Etapa 10 | Scandiano - Viareggio | 190 km (16/05) 

Tras el primer día de descanso, los velocistas tendrán una potencial oportunidad de pelear por la victoria, aunque el comienzo está marcado por un terreno montañoso. Desde la Emilia-Romagna, la etapa atraviesa durante los primeros 115 kilómetros los Apeninos Septentrionales hacia la costa. El punto más elevado se alcanza en el Passo delle Radici, tras cerca de 80 kilómetros en ligero ascenso constante. Un largo descenso adentrará a los ciclistas en la Toscana antes de afrontar el último escollo del día: Monteperpoli. Una vez superada esta fase, los últimos 70 km son más llevaderos camino del paseo marítimo de Viareggio, donde se producirá el previsible esprint.

Etapa 11 | Camaiore - Tortona | 218 km (17/05) 

 

Otra nueva oportunidad para los ciclistas más rápidos del pelotón. La jornada arranca paralela a la costa del Mar Liguria y cuando se adentra hacia el interior camino de la región del Piamonte aparecen las ascensiones de Passo del Bracco, Colla di Boasi y el Passo della Castagnola, pero sin la dureza suficiente para descartar a los velocistas. Los últimos treinta kilómetros son completamente llanos, terreno para que los equipos puedan controlar la escapada y jugarse el triunfo de etapa en una llegada masiva en las calles de Tortona. 

Etapa 12 | Bra - Rivoli | 179 km (18/05)  

Los especialistas en cazar etapas tendrán marcada en rojo una jornada propicia para ver una bonita batalla en la resolución de la victoria parcial. El escarpado inicio desde Bra, con el ascenso a Padaggera, deja paso a un largo terreno de transición de más de 70 kilómetros a través del valle del Po. Un recorrido completamente llano que conduce hacia el primer paso por línea de meta en Rivoli, próxima a Turín. Desde ahí, los ciclistas realizan un bucle en el que deberán abordar la subida al exigente Colle Braida, pasando por la asombrosa Sacra di San Michele. Se trata de un puerto de 11,5 kilómetros dividido en una primera parte más suave en torno al 5% y 6 km finales entre un 8% y un 9% de manera constante. Una vez coronado, restan cerca de 20 kilómetros para la línea de meta.

Relacionado – Explorando Bormio: una aventura en el Passo dello Stelvio y el Passo Gavia

Etapa 13 | Borgofranco d’Ivrea - Crans Montana | 208 km (19/05) 

Llegan los Alpes y lo hacen con una jornada que acumula más de 5.100 metros de desnivel y abandona el país italiano para adentrarse en Suiza. La etapa tiene la clásica configuración alpina, con una aproximación llana y largos puertos encadenados por drásticos valles en forma de U con grandes cambios de altitud. El Colle del Gran San Bernardo, que se inicia en Aosta y da la bienvenida al país suizo en su cima, es un puerto de 34 km y aunque su pendiente media es sostenida, los últimos diez kilómetros acumula porcentajes siempre superiores al 7,5%. Además, sus 2469 metros de altitud lo convierten en la Cima Coppi —el paso de montaña más elevado— de esta edición del Giro d’Italia.

Tras un descenso igual de contundente, repleto de galerías, los ciclistas afrontan la ascensión al duro Croix de Coeur, que reúne rampas del 8,8% de media —y máximas del 13%— en sus 15 km de longitud y más de 2.100 metros de altitud. Un segundo descenso superior a los 22 kilómetros culmina en un tramo llano que conduce hacia la última subida de la jornada: la estación de esquí de Crans Montana. Un puerto inédito en el Giro, utilizado en hasta ocho ocasiones como final en la Vuelta a Suiza, pero que estrena una vertiente inusual en competición con 13 km de longitud y 7,2% de pendiente media.

Etapa 14 | Sierre - Cassano Magnago | 194 km (20/05) 

Aunque la etapa podría estar considerada para velocistas, antes de abandonar Suiza los ciclistas deberán hacer frente al Simplonpass (21 km al 6%). El puerto, que se corona a 2.005 m, transcurre sobre una carretera en muy buen estado, amplia y con porcentajes sostenidos, pero podría dar lugar a diversas interpretaciones tácticas. Es el lugar idóneo, por no decir el único, en el que un grupo de escapados intente plantear un pulso al pelotón, que tendrá más de 140 kilómetros para rearmarse y comenzar una persecución que podría ser eterna. Ninguna dificultad más se interpondrá entre los esprinters y la meta, tan solo el duro escollo de acabar con la presumible fuga numerosa. 

Etapa 15 | Seregno - Bergamo | 191 km (21/05) 

Etapa con aroma a Il Lombardía en las montañas que dominan Bérgamo. Aunque intercaladas por varios tramos de valle, las tres ascensiones que protagonizan esta jornada son propicias para movimientos y ataques interesantes. Tras un inicio ondulado, el Valico di Valcava (11,7 km al 7,9%) será la primera subida del día antes de afrontar el primer paso por la ciudad —no por la meta— camino de las curvas de herradura del Selvino (9 km al 5%). Un técnico descenso en su comienzo conduce, ahora sí, hacia el primer paso por la línea de meta hacia el Valpiana (9,4 km al 6,6%), con máximas que superan de forma considerable el 10%. La clásica llegada del Giro di Lombardía en Bérgamo recibirá a los ciclistas.

Relacionado – Il Lombardia de la discordia: la edición de 1913

Etapa 16 | Sabbio Chiese - Monte Bondone | 198 km (23/05) 

La tercera semana arranca con una nueva jornada maratoniana en los Alpes, esta vez en el Trentino-Alto Adige. Aunque la etapa se desarrolla en alturas relativamente bajas, pues la cota más alta no supera los 1.570 m, se acumulan más de 5.000 m de desnivel positivo. La primera parte del recorrido transcurre paralelo a la costa occidental del Lago di Garda hasta el Passo di Santa Barbara, con una media cercana al 10%, seguido del corto Passo di Bordala. 

Un rápido descenso avanza hacia el puerto de Matassone, que ejerce de puente con la ascensión camino de la meseta de Folgaria por Serrada (9,1 km al 5,4%). En este caso, la bajada, superior a los 15 kilómetros, supondrá una mayor dificultad para los ciclistas hasta el valle del Adigio, sobre el que se aproximarán al Monte Bondone. Un puerto irregular que regresa al Giro tras su última aparición en 2006 —con victoria de Ivan Basso— y que presenta más de 21 km de longitud al 6,7%, con un tramo inicial por encima del 9% y una sección central de 8 kilómetros al 8,2% y máximas del 15%.

Etapa 17 | Pergine Valsugana - Caorle | 192 km (24/05) 


Etapa completamente llana y en ligera tendencia descendente durante gran parte del recorrido. Se trata de la penúltima volata del Giro 2023 sobre la llanura veneciana de Bassano del Grappa. La etapa estará marcada por largas y anchas rectas, y una parte final paralela a la costa que atraviesa alguna de las playas más famosas de Italia como Jesolo Lido, Eraclea Mare o Porto Santa Margherita antes de disputar el esprint en Caorle. Un oasis antes de la tempestad del decisivo bloque final.

Etapa 18 | Oderzo - Val di Zoldo | 160 km (25/05) 

Jornada corta, pero intensa. El inicio llano desde la parte plana de la región de Véneto desaparece tras 27 kilómetros de recorrido, cuando arranca la ascensión al Passo la Crosseta (15 km al 6,6%) desde su vertiente de Vittorio Veneto, que en la parte central acumula porcentajes siempre superiores al 8%. Un altiplano en la zona del Alpago recibe a los ciclistas camino del descenso hacia el valle del río Piave. Durante más de 50 kilómetros, la carrera transcurrirá paralelo a la orilla del río con cierta tendencia ascendente hasta la llegada de Forcella Cibiana (10 km al 7,1%). Un puerto que presenta máximas de hasta el 15% y rampas constantes por encima del 9% y que regresa al Giro tras su única aparición en 2011.

Los ciclistas afrontarán un descenso vertiginoso, envuelto entre la arboleda, buscando el inicio de la ascensión a Coi de manera encadenada a falta de 15 kilómetros para el final. Esta subida cuenta con 5,8 km y una media del 9,7%, con un tramo que alcanza el 19% de máxima y zonas continuadas por encima de 11% durante los últimos 4 kilómetros. Una vez coronado, un pequeño descenso de 2,5 kilómetros conduce hacia el último ascenso de la jornada hasta Val di Zoldo. Sin duda, una cota mucho más llevadera con porcentaje en torno al 6% y el 8% en sus poco más de 2,7 kilómetros hasta la estación de esquí de Palafavera.

Etapa 19 | Longarone - Tre Cime di Lavaredo (Rif. Auronzo) | 182 km (26/05) 

El día más esperado en cada edición del Giro d’Italia: la clásica jornada en los Dolomitas. Aunque los grandes puertos se acumulan en los últimos 100 kilómetros de recorrido, los 80 km iniciales transcurren sobre un terreno de aproximación en constante tendencia ascendente con un cambio de altitud de más de 1.200 metros hasta los pies del Passo Campolongo (5,6 km al 6,1%). Un puerto que da comienzo a un encadenado dolomítico con Valparola (12 km al 5,8%), el mítico Passo Giau, desde la vertiente de la Selva di Cadore con una media cercana al 10% en sus 9,9 km, y el bloque final hasta Tre Cime di Lavaredo.

Relacionado – Giro d'Italia 2022: cuatro elementos clave

En esos últimos 22 kilómetros se asciende el Passo Tre Croci, desde Cortina d’Ampezzo con pendientes sostenidas por encima del 7%, y sin apenas descanso se afronta la durísima subida a uno de los emblemas paisajísticos de los Dolomitas: los tres picos de Lavaredo junto a la cima del Monte Paterno. Se trata de un puerto que concluye en el Rifugio Auronzo y que ha acogido un final de etapa en siete ocasiones, la última en 2013 con victoria de Vincenzo Nibali. Una ascensión que en los últimos 4 kilómetros acumula una media superior al 11% y máximas de hasta el 18%.

Etapa 20 | CRI Tarvisio - Monte Lussari | 18,6 km (27/05) 

Uno de los platos fuertes de esta edición del Giro d’Italia. La contrarreloj volverá a ser decisiva en la ronda italiana, esta vez en la penúltima jornada, con una cronoescalada fuera de lo habitual. Los primeros 10 km relativamente llanos a través de la ruta ciclista del Alpe Adria, lo que va a permitir que los especialistas puedan desarrollar altas velocidades.  Ahora bien, la llegada del punto intermedio supone un cambio completo de escenario. Los ciclistas afrontarán 8 kilómetros finales hasta el Santuario de Monte Lussari sobre caminos pavimentados de hormigón con una pendiente media del 12,1%. 

Un auténtico muro que en los primeros 4,8 km acumula porcentajes constantes del 15%, equiparables al tramo central del Zoncolan, y una rampa en la parte final que alcanza hasta el 22%. El contexto en el que se hace frente a esta ascensión, donde se junta el desgaste acumulado durante el Giro más el trabajo mental al tratarse de un esfuerzo individual, puede ser el caldo de cultivo ideal para que se produzca un cambio sustancial en la batalla por la maglia rosa, incluso con diferencias a priori controlables o insalvables. La tensión se mantendrá hasta el último instante.

Etapa 21 | Roma - Roma | 115 km (28/05) 

La capital italiana cierra la 106ª edición de la corsa rosa tras cuatro años consecutivos en los que el Giro ha culminado con una contrarreloj. Por primera vez desde 2018, la ciudad de Roma acoge el final de la ronda italiana con una volata al estilo tradicional del Tour de Francia en los Campos Elíseos o la Vuelta a España en Madrid. Los ciclistas realizarán un total de diez vueltas a un circuito de 11,5 kilómetros de longitud en el que pasarán por diferentes lugares históricos antes de llegar a los Foros Imperiales a la sombra del Coliseo para encumbrar al ganador del Giro d’Italia 2023.

Imagen de cabecera: Getty Images