Milán-San Remo 2022: previa, recorrido y favoritos

El mes de marzo es sinónimo de La Classicissima. Una 113ª edición con 293 kilómetros para abrir la temporada de Monumentos. Una extensa nómina de candidatos con Wout van Aert, Tadej Pogacar, Caleb Ewan, Fabio Jakobsen… El Poggio será decisivo.

El primer Monumento del año. El más favorable para los velocistas. La Milán-San Remo celebra su 113ª edición el próximo sábado 19 de marzo. La incerteza de su resultado marca la personalidad de una carrera cuyo elemento diferencial son los casi 300 kilómetros de recorrido que se han mantenido desde su creación en 1907. Una ruta que une la llanura padana, en el norte de Italia, con la irregular costa del Mar de Liguria, y en la que, de nuevo, el Cipressa y el Poggio tendrán un papel protagonista en la parte final de La Classicissima.

En su historia, grandes nombres han ido escribiendo su extensa biografía. Constante Girardengo y sus diez podios entre 1918 y 1928. Las rivalidades de Learco Guerra y Alfredo Binda, junto con la de Fausto Coppi y Gino Bartali. Las siete victorias de Eddy Merckx, convirtiéndose en el ciclista más laureado. Roger de Vlaeminck, Erik Zabel, Óscar Freire… y la gran variedad de ganadores en las últimas ediciones. El aroma de las clásicas comienza a sentirse con la disputa de la Milán-San Remo. La puerta de entrada de la primavera.

Relacionado – Sobre el sueño ciclista — Laura Meseguer
Relacionado – Forjado en la soledad: el peregrinaje gravel de Luis Ángel Maté

Recorrido

Perfil Milán-San Remo 2022

La 113ª edición de la Milán-San Remo cuenta con 293 kilómetros, manteniendo su personalidad como una de las carreras más largas del calendario. Los primeros 140 kilómetros son completamente llanos desde la capital de la región de la Lombardía hacia la provincia de Genoa. Precisamente, el Passo del Turchino (3 km al 5,1%, y rampas por encima del 11% en la parte final) es el encargado de cambiar el escenario hacia la rocosa costa del Mar de Liguria. 

A partir de ese punto comienza el tradicional camino serpenteante a través de las zonas acantiladas y en el que los últimos 60 kilómetros estarán marcados por la sucesión de cotas decisivas. Esta complicación en la orografía, reflejada en el perfil, se inicia con el encadenado de los tres “capos” (cabo en italiano), con sus respectivos faros dibujando la costa: Capo Mele (1,5 km al 4,9%), Capo Cervo (1,8 km al 2,8%) y Capo Berta (2 km al 6%), en el que podrían comenzar los primeros movimientos.

El paisaje de la costa de Liguria / Fotografía: RCS

Sin embargo, la parte más decisiva se concentra en los últimos 25 kilómetros, en los que aguardan el Cipressa (5,6 km al 4,1%) y el Poggio de San Remo (3,6 km al 3,7%). No presentan una dureza reseñable si se analizan en solitario, pero hay que ponerlos en el contexto del desgaste que suponen los más de 270 kilómetros que habrán afrontado los ciclistas hasta ese momento. 

Ese factor diferencial hace que un cambio de ritmo constante y sostenido pueda llegar a ser imposible de responder. Al coronarlo, un descenso rápido, muy técnico y sobre carretera estrecha conducirá a los corredores a la recta de meta en las calles de San Remo. La incertidumbre y la tensión de los instantes finales convierten a la Classicissima en una carrera única, con una gran variedad de alternativas si existe predisposición para ello.

Favoritos

Wout van Aert se impuso en el icónico sprint de los Campos Elíseos en el Tour 2021 / Fotografía: Getty Images

El principal favorito para tratar de lograr su segunda victoria en San Remo —tras la cosechada en 2020— será Wout van Aert. El ciclista de Jumbo-Visma ha vuelto a demostrar en la París-Niza su gran versatilidad en todos los terrenos: disputando las llegadas masivas, ganando la jornada contrarreloj y sosteniendo el triunfo final de Roglic con un trabajo primordial en montaña. Centrado por completo en las clásicas, en Omloop también hizo una declaración de intenciones atacando desde lejos y exhibiendo su vertiente ofensiva. Junto a él, estarán el propio Primož Roglič, Christophe Laporte o Eduardo Affini. 

Relacionado – Milán-San Remo 2021 en imágenes

Y, por supuesto, también asoma Tadej Pogačar. Ya no resulta ni sorprendente situarlo entre los máximos favoritos a la victoria. Y eso que tan solo ha disputado una edición de la Milán-San Remo, concluyendo duodécimo en 2020. Sin embargo, su ambición, y sus capacidades, no tiene límites. Estando el esloveno en liza, el posible guion más o menos establecido de la carrera se envuelve en un aura de incertidumbre, pudiendo cambiar el argumento en cualquier momento. 

Tadej Pogačar navegando sobre la nieve de Monte Carpegna en la 6ª etapa de Tirreno-Adriatico 2022 / Fotografía: RCS

El ciclista del UAE Tem Emirates llega en plena forma tras arrasar en Strade Bianche y Tirreno-Adriático, por lo que buscará seguir ampliando su laureado palmarés con el tercer Monumento de su carrera. El esloveno estará acompañado de un bloque de ciclistas como Alessandro Covi, Matteo Trentin o Diego Ulissi. 

El francés Julian Alaphilippe será baja a causa de una bronquitis, según ha comunicado el conjunto Quick-Step Alpha Vinyl. Por tanto, Fabio Jakobsen, cuya participación había sido una incógnita hasta ahora, asumirá el liderato del equipo. El neerlandés debutará en un Monumento y, aunque él mismo dijo hace una semana que quizá era demasiado pronto, tendrá opciones si es capaz de aguantar los momentos complicados en el Poggio. Compartirá equipo, entre otros, con Davide Ballerini o Andrea Bagioli, más versátiles para finales selectivos

El australiano Caleb Ewan, finalmente, tampoco será de la partida después de que el equipo Lotto-Soudal haya anunciado que está pasando por un proceso febril. El conjunto belga, por su parte, presenta a Philippe Gilbert, en busca de su ansiado quinto Monumento diferente a sus 39 años. Una hazaña que tan solo han logrado Eddy Merckx, Roger de Vlaeminck y Rik Van Looy a lo largo de la historia. También contará con la sensación en la pasada edición de la París-RoubaixFlorian Vermeersch.

A última hora, el mundo del ciclismo ha vivido una auténtica agitación con la oficialización de la vuelta a la competición de Mathieu van der Poel. Tras un largo proceso de recuperación de sus problemas de espalda, así como una operación sencilla de rodilla en el mes enero, ha sorprendido a los aficionados con el anuncio de su debut en la temporada 2022 disputando la Milán-San Remo.

El propio Van der Poel se ha encargado de rebajar las posibles expectativas y recalca que será un buen test para comenzar a rodar entre el pelotón. Alpecin-Fenix, por tanto, parece que optará por la figura de Jasper Philipsen como su opción más factible para luchar por la victoria. 

Por su parte, el conjunto Ineos-Grenadiers no es ni mucho menos uno de los principales aspirantes. Sin embargo, cuenta con ciclstas que podrían darle cierto protagonismo. Por un lado, se encuentra la incógnita de Tom Pidcock, que no compite desde la Kuurne y será interesante ver cómo se desenvuelve ante una distancia que ronda los 300 kilómetros. Por otro lado, está Michal Kwiatkowski, ganador de la carrera en 2017, y el italiano Elia Viviani, aunque nunca ha acabado de explotar todo su potencial en San Remo. 

Relacionado – La lectura - Bicis por todas partes

Precisamente, el listado de velocistas con posibilidades es muy amplio, con nombres como Sam Bennet (BORA-Hansgrohe), Giacomo Nizzolo (Israel-Premier Tech), Arnaud Démare (Groupama-FDJ), Bryan Coquard (Cofidis) o un Peter Sagan (Total Energies) al que siempre se le ha resistido la victoria.

A su vez, el siempre pronóstico incierto de la Milán-San Remo abre el abanico hacia un tipo de ciclista mucho más versátil: Mads Pedersen (Trek-Segafredo) Biniam Girmay (Intermaché-Wanty); la dupla del conjunto Movistar, Alex Aranburu e Iván García Cortina; Søren Kragh Andersen (Team DSM) o Michael Matthews (Team BikeExchange).

Imagen de cabecera: RCS