Descubriendo Saint Moritz: una ruta con Fabio Aru y Assos

El ex ganador de la Vuelta, Fabio Aru, ya no es un ciclista profesional, pero sigue saliendo en bicicleta con regularidad, organizando gruppetas en sus carreteras de entrenamiento favoritas y trabajando con el fabricante de ropa Assos. En La Fuga de Volata 35 nos muestra una de sus rutas predilectas, en lo alto de las montañas que cruzan la frontera entre Italia y Suiza.

Aunque la retirada de Fabio Aru a los treinta y un años la temporada pasada puede haber sido una sorpresa para muchos, no lo fue para el propio Aru. Para el ciclista italiano, ganador de la Vuelta a España 2015, la decisión no podía ser más fácil. Simplemente había llegado el momento. Quería centrarse en su familia pero también tenía ganas de trabajar en el deporte desde una perspectiva diferente.

Casi inmediatamente, firmó un acuerdo para trabajar como embajador de la marca y probador de Assos, así como con la ciudad turística suiza de Saint Moritz. Además, está trabajando en el desarrollo de su propia escuela de ciclismo para los niños de Cerdeña, la isla italiana en la que creció, así como en la organización benéfica Qhubeka, el patrocinador principal de su último equipo profesional, que se centra en proporcionar bicicletas a los escolares de África.

Relacionado – La etapa más larga: un reto heroico en la costa atlántica francesa
Relacionado – VOLATA#35, dedicada a la exploración de la juventud

El ciclista italiano confiesa que Saint Moritz es un lugar estupendo para practicar el ciclismo. “En primer lugar, la ciudad está situada a 1.800 metros, por lo que se obtienen todos los beneficios de la altitud. Además, hay un largo valle de más de 50 kilómetros que también permite rodar en llano. Y luego, por supuesto, están las ascensiones. Hay muchas subidas en todas las direcciones. Y si te gusta el ciclismo de grava o de montaña, también hay muchas posibilidades”.

El viaje

Aru se despertó temprano porque estaba ansioso por salir a la carretera antes de que la presencia de turistas aumentara. El circuito de 97 kilómetros incluía el paso de Ofen, el paso de Forcola y el paso de Bernina. Las temperaturas de los Alpes a primera hora de la mañana rondaban los 10 grados centígrados, y Aru optó por llevar perneras y manguitos hasta que finalmente salió el sol de verano. La subida al puerto de Ofen es corta, pero el terreno, con sus atrevidas formaciones rocosas y túneles cincelados en la superficie, es claramente de alta montaña. 

Tras el descenso nos adentramos en el país natal de Fabio Aru, Italia. El paisaje es claramente diferente, y nos encontramos con el túnel de hormigón que bordea el Lago Livigno. Se trata de una infraestructura principalmente funcional, ya que está diseñado para proteger a los transeúntes de las frecuentes avalanchas de la montaña. Sin embargo, su enorme longitud, que se extiende alrededor del lago, es impresionante a su manera. Y una vez dentro del túnel, posee una belleza única, ya que la luz baila entre la larga repetición de pilares de hormigón, creando un ritmo visual poco común.

Aru aceleró la marcha

Pronto afrontamos el paso de Forcola. El puerto, que comienza a poco más de 1.800 metros de altitud, asciende a más de 2.300 m en menos de 15 km. Y aunque el Giro de Italia pasa por aquí de vez en cuando, estas subidas se han ganado la reputación de ser el campo de entrenamiento de los profesionales. De hecho, no fue una sorpresa para Aru cuando se encontró con Zdeněk Štybar a mitad de la subida. Los dos corredores se detuvieron momentáneamente para charlar. “La primera vez que me encontré con él aquí fue hace unos 10 años”, comentó Aru después de despedirse. 

Relacionado – Un viaje en el tiempo por las Ardenas flamencas

Aunque no se estaba preparando para el Tour de Francia ni para ninguna otra carrera, Aru estaba muy contento de hacer algunas incursiones y acelerar en las empinadas pendientes cerca de la cumbre que cruzaba de nuevo a Suiza. Al llegar a la cima, el sol de verano se desvanecía y las nubes de lluvia se acumulaban sobre las montañas. Es por ello que Aru se detuvo para ponerse su chaqueta Assos Alleycat antes de emprender un descenso que prometía ser frío y húmedo. 

Cuando llegó al pie de la última subida del puerto de Bernina, el sol había vuelto a salir. Así es el clima alpino. Pero fue efímero y otro muro de lluvia estaba en camino. Los cambios de temperatura son habituales a estas altitudes, aunque finalmente el sardo pudo disfrutar de un cielo despejado en el descenso final hacia Saint Moritz. “Es un circuito increíble por las subidas, las vistas, todo... Y siempre me gusta volver, no me canso nunca de esta ciudad”, explicaba Aru después de detenerse al borde del lago en el corazón de la ciudad. 

Variedad Assos para un recorrido completo

Para este recorrido, Aru confió en una variedad de equipación Assos, en particular el culotte Equipe RSR S9 Targa, el maillot Mille SS C2 en colores Qubeka Charity y la chaqueta EQUIPE RS Clima Capsule Alleycat. 

“Este culotte tiene una compresión añadida. El ajuste es increíble y es realmente cómodo. A veces uso el maillot EQUIPE SR a juego, pero también me gusta mucho el maillot Qhubeka Mille GT porque me encantan los colores. El año pasado me involucré en la organización benéfica cuando todavía estaba en el equipo y sigo apoyándola cuando puedo”, señala.

En cuanto a la chaqueta Equipe RS Alleycat, Aru añadió: “A menudo me llevo la Alleycat cuando salgo a rodar por aquí porque nunca se sabe qué tiempo puede hacer. Es ligera, muy cómoda y  fácil de enrollar y guardar en el bolsillo trasero. Cada pieza textil está elegida por su comodidad y por su peso, ya sea por el viento o por la lluvia. Es genial”.

*Puedes leer el artículo completo en el número #VOLATA35, dedicado a la exploración de la juventud.