Stefano Zanatta, un sueño hecho realidad con el Eolo-Kometa

Hablamos con uno de los directores deportivos del Eolo-Kometa, el equipo revelación de este Giro d'Italia 2021 gracias a la victoria del joven Lorenzo Fortunato en la etapa decimocuarta con final en el Monte Zocolan.

Al principio de este Giro d’Italia, el equipo Eolo-Kometa, ya daba por cumplido el sueño de participar en su primera vuelta por etapas WorldTour, pero la victoria de Lorenzo Fortunato en la decimocuarta jornada con final en el Monte Zoncolan ha superado todas las expectativas de este equipo nacido en 2018 bajo el paraguas de la Fundación Alberto Contador para el fomento del ciclismo de base.

La euforia de esta excepcional victoria —especialmente representada con el video que se ha viralizado de Contador viviendo con euforia desecadenada el triunfo de su pupilo a través de Instagram— contrasta con las imágenes del de Pinto e Ivan Basso, director de la Fundación y director deportivo general del equipo continental profesional respectivamente, el día de la presentación de los equipos del Giro. Situados en un rincón del Cortile d'Onore del Castello del Valentino e Turín, construcción de 1645 y a orillas del río Po, ambos se mostraban humildes, discretos y emocionados ante un evento tan especial. En sus rostros de podía percibir la satisfacción por haber conseguido llegar hasta allí.

Los ocho corredores que participan en el Giro de Italia, vestidos de azul, fueron llamados al escenario y desfilaron uno tras otro hasta situarse frente al público. Entre ellos, grandes esperanzas, como las de Lorenzo Fortunato –que terminaría debutando con victoria en una grande—y Vincenzo Albanese, que vestiría la maglia azzurra.

Saludaron a los presentes y recibieron los aplausos sin saber todavía lo que les depararía la carrera. Junto a los jefes de la esquadra está el exprofesional Stefano Zanatta, que ya lleva la friolera de 28 Giro d'Italia a sus espaldas, primero como atleta y luego al volante de un coche del equipo. Con el Eolo-Kometa afrontaba una nueva aventura en la gran carrera de casa y al frente de un conjunto plagado de corredores jóvenes. Charlamos con él.

Stefano, ¿sigue siendo emocionante empezar un Giro d’Italia más?
Esta vez es la emoción de las cosas que están empezando. Para mí no es lo mismo que en 1986, cuando participé por primera vez como corredor, pero siempre supone un momento de gran emoción. Nos esperan veintiún días de duro trabajo, de máxima concentración para que todo funcione, desde las relaciones entre las personas hasta la logística. Habrá mucho qué hacer, pero también está ese entusiasmo especial de las primeras veces y la convicción de haber llegado a esta cita bien preparado y organizado.

¿Cómo ha sido el planteamiento de este Giro?
Por un lado ha sido la preparación del equipo, los medios, los materiales, los hombres, para nosotros es el primer gran Giro y aunque todos tenemos una gran experiencia hay que rodar y probar ciertos mecanismos sobre el terreno. En cuanto a los corredores y la preparación, en cambio, estamos contentos con lo que se ha hecho. Hemos obtenido buenos resultados y hemos interpretado las carreras en las que hemos participado mostrando una actitud muy activa a la hora de competir y con ganas de crecer y ser protagonistas.

Relacionado - Un Zoncolocan teñido de naranja
Relacionado - Giro d'Italia 2021: el recorrido de la tercera semana

¿Cómo habéis preparado este del Giro?
Hemos corrido Tirreno-Adriático, Tour de los Alpes y Tour de Turquía, porque en el calendario había pocas carreras este año y eso hace que empecemos el Giro, como todo el mundo, con menos días de carrera en las piernas. Sin embargo, estamos contentos con el trabajo que hemos hecho, ya que hemos logrado un par de Top 5 y muchos Top 10, nos llevamos el maillot del Gran Premio de la Montaña en la Tirreno-Adriático, siempre hemos estado en las escapadas, así que la situación es buena. Esperábamos haber llegado con alguna victoria, cosa que nos hubiera dado mucha moral, pero está bien.

¿Qué supone enfrentarse a equipos del WorldTour?
Somos un equipo nuevo que cuenta con con menos staff que los grandes, por lo que no se pueden tener expectativas en comparación con estos gigantes. Hay que tener paciencia e interpretar las carreras con humildad y sentido común, y buscar las oportunidades adecuadas. Es difícil conseguir resultados porque todos los equipos ahora, en cada carrera, siempre llevan ciclista que están entrenados para aspirar al máximo resultado y a la victoria. Ya no existen las carreras de "segundo nivel" que hasta hace unos años habrían sido los principales objetivos de equipos como el nuestro. En este contexto hay que adaptarse un poco más a la carrera que los otros equipos y es más difícil tomar iniciativas o destacar.

Relacionado - Attila Valter, el primer húngaro en vestir la maglia rosa

¿Cuál es el principal objetivo de esta temporada?
Tenemos la ambición de crecer, como equipo y con resultados. Nos gustaría destacar y, cuando sea posible, buscar y crear las oportunidades adecuadas. Por encima de todo, queremos acompañar bien el crecimiento de nuestros jóvenes. Pero el Eolo-Kometa no es un equipo que se contente con hacer acto de presencia, en este Giro hemos identificado unos objetivos concretos y vamos a intentar algo que esté a nuestro alcance, adecuado para nuestros corredores. Para ello, hemos formado un equipo con cuatro jóvenes y cuatro hombres experimentados.

¿Cuáles son las etapas que tenéis marcadas?
Junto con Ivan Basso y Sean Yates hemos elegido una mezcla de corredores que parecen ser los más adecuados para nuestros objetivos. Siendo realistas, hay que aspirar a ser combativos en 10 o 15 etapas. Por exclusión, dejamos de lado las contrarrelojes y algunas jornadas importantes con llegadas en alto, en las que daremos lo mejor de nosotros con Edward Ravasi, pero somos realistas y sobre todo nos concentraremos en las etapas de media montaña de la segunda y tercera semana, en las que podría haber importantes escapadas. En los esprints, Manuel Belletti, que ya ha ganó una etapa en el Giro en el pasado, jugará sus cartas.

¿Qué importancia tiene disponer de un buen material?
Tenemos la suerte que Alberto Contador e Iván Basso son dos maniáticos del producto y el equipo dispone de material de primer nivel. Tenemos bicicletas Aurum, que son de producción propia, ruedas Enve, sillines Prologo, cascos Kask y ropa Gobik. Esto también significa que no tenemos que preocuparnos de nada y nos centramos al 100% en la carrera. Desde este punto de vista, los chicos están entusiasmados.

 Lorenzo Fortunato poco minutos después de ganar la etapa de Zoncolan (imagen: La Presse / Giro d´Italia)

Steffano Zanatta abraza a un miembro del staff tras la victoria de Fortunato

¿Es el Giro un sueño hecho realidad?
Desde el nacimiento de este equipo profesional, la participación en las grandes vueltas fue la ambición y el objetivo tanto de Alberto y como de su hermano Fran, manager general. El salto al Continental Profesional es grande, pero lo han conseguido paso a paso, gracias a patrocinadores como Eolo y Kometa y a todas las demás empresas de primer nivel con las que trabajamos y que creen en el proyecto. No hay que olvidar que detrás de este equipo hay un equipo Sub23 y un equipo júnior. Ahí están las bases y las condiciones para seguir creciendo poco a poco y conseguir resultados en un futuro próximo. Nos esforzaremos al máximo y daremos lo mejor de nosotros mismos, empezando por este Giro d’Italia.

Shop now