Galería fotográfica: Il Lombardia, La clásica de las hojas muertas

Un viaje fotográfico a través de la historia del Giro di Lombardía. Desde la década de los 50 hasta la actualidad para conocer las figuras y los momentos importantes en las 115 ediciones de la carrera.

El periodo otoñal habitual de Il Lombardia, antiguamente conocido como Giro di Lombardía, explica el apelativo de la Clásica de las hojas caídas y la convierten en, posiblemente, el Monumento ciclista más bonito por su paisaje montañoso y su paleta de colores. En 2021 se celebra la 115ª edición de esta carrera nacida en 1905 y que a lo largo de su historia ha dejado fotografías icónicas del ciclismo. Esta galería repasa la historia de Il Lombardia desde sus inicios hasta la actualidad a través de instantáneas que han marcado época.

Vigorelli

El francés André Darrigade supera a Fausto Coppi, quintúple ganador de la prueba entre 1946 y 1954, en el histórico Velódromo Vigorelli de Milán, en la edición de 1956. Fiorenzo Magni, que también lo intentó en la volata, termina tercero.

Anquetil

Jacques Anquetil se enfrenta a una rugosa subida en un Giro di Lombardía de 1957 afectado por las malas condiciones meteorológicas. El francés, cinco veces ganador del Tour de Francia, nunca fue capaz de superar el cuarto puesto en esta carrera que pone el colofón a la temporada.

Lombardia

1961. Existe una buena razón para que muchos consideren Il Lombardia como el más bello de los Monumentos. Aunque nunca hay una mala época del año para visitar los lagos italianos, lo cierto es que a medida que los verdes oscuros de finales del verano dan paso a los tonos rojizos, anaranjados y marrones de principios del otoño, la carrera quizás los presenta en su mejor momento. Incluso antes de la proliferación de la fotografía en color, las vistas ya merecían ser capturadas.

Relacionado - Il Lombardia 2021: previa, recorrido y favoritos

Domen Novak

El Muro di Sormano es una de las razones por la que Il Lombardia cuenta con la personalidad propia de ser una clásica para escaladores. Actualmente es una de las ascensiones más exigentes, aun teniendo en cuenta los avances técnicos que aligeran el peso de los cuadros y las ruedas, por lo que para ciclistas como Anatole Novak, protagonista de la fotografía en 1961, se convertía en una ardua tarea.

Merckx

El Monumento más complicado de lograr para Merckx. Tras ser superado por Felice Gimondi en 1966, el caníbal tuvo que esperar hasta 1971 para ganar Il Lombardia. Durante todo ese período intercalado consiguió un total de ocho títulos en los otros cuatro Monumentos.

Moser SaronniLa gran rivalidad entre Francesco Moser y Giuseppe Saronni se extendió también hasta el Giro di Lombardía, donde lograron dos victorias y una, respectivamente. En los albores de esa eterna lucha, Gianbattista Baronchelli eclipsó a ambos con su victoria en 1977.

Greg LeMond

El Giro di Lombardia se aleja mucho de ser un suave paseo alrededor de Lagos como el de Como, Garlate o Annone. La extenuación y las marcas de guerra de un joven Greg Lemond en 1983 es una buena muestra de la dureza de una clásica diferente. 

HinaultUn decidido Bernard Hinault exprime a Ludo Peters en su camino hacia su segunda victoria en el Giro di Lombardía en 1984 tras su triunfo en 1979. A la postre sería su último título en un Monumento ciclista para el francés.

Moreno Argentin

El italiano Moreno Argentin lanza una mirada cómplice a la cámara durante la edición de 1990. Aquel año, Gilles Dillon atacó desde un selecto grupo que incluía a Charly Mottet y Robert Millar para hacerse con la victoria en Monza.

Sean Kelly

Sean Kelly aprieta los dientes buscando el triunfo en la edición de 1991. A falta de 20 kilómetros, el irlandés se desmarcó junto con Martial Gayant en la cima de la subida del Lissolo. Kelly se hizo con su tercera y última victoria en Lombardía tras un apretado esprint ante el ciclista francés.

Il LombardiaEl público italiano siempre ha rendido tributo a los ciclistas en una carrera con gran tradición en la región lombarda. Los numerosos pequeños pueblos que forman parte del recorrido se vuelcan con la prueba, como se puede observar en esta fotografía durante la edición del Giro di Lombardía de 2007.

Philippe Gilbert

Un combativo Philippe Gilbert se dirige hacia la primera de sus dos victorias consecutivas en el Giro di Lombardía el año 2009. Trató de descolgar a Samuel Sánchez, al fondo de la imagen, en más de una ocasión en Sormano, pero finalmente se impuso al asturiano en el esprint de Como.

Contador

Alberto Contador nunca se ha prodigado como un especialista en carreras de un día. Sin embargo, una clásica montañosa y para escaladores como Il Lombardía se adecuaba a sus características y, aunque su carácter atacante le hizo protagonista en alguna ocasión, su mejor resultado fue la novena posición de la temporada 2012 bajo los colores de Tinkoff-Saxo. 

Joaquim Purito Rodríguez consiguió su segunda victoria en Lombardia en 2013.

Il Lombardia

Il Lombardía no es solo un trayecto a través de impresionantes paisajes naturales, sino que también se adentra en la rica arquitectura de la región lombarda. Las grandes calles italianas se convierten en protagonistas de la prueba, como en la edición del año 2014.

Esteban Chaves

La cota final de Bérgamo Alta ha sido un punto decisivo cuando Il Lombardía ha finalizado en la ciudad de Bérgamo, como ocurre este año 2021. La última ocasión que aquello sucedió fue en la temporada 2016, cuando Esteban Chaves de desprendió de sus compañeros de pelotón en las duras rampas finales para convertirse en el primer colombiana en ganar el Monumento lombardo. 

Vincenzo Nibali

Vincenzo Nibali siempre ha sabido desenvolverse bien en terrenos con finales similares a Il Lombardía, por lo que ha sido uno de los grandes dominadores los últimos años. En 2017, un ataque en una de sus grandes especialidades, el descenso, fue suficiente para conseguir su segunda victoria en Como. Dos años antes, en 2015, y bajo el mismo recorrido, el italiano Nibali se hacía con su primer Monumento en Lombardía. 

Bauke Mollema

En 2019, Bauke Mollema decidió marcharse en solitario en la subida a Civiglio bajo la atenta mirada del resto de favoritos. Su motor en circunstancias similares, con una tenacidad enorme, le llevó a la victoria en una de sus demostraciones de fuerza, poderío y astucia ganadora.